IDIOMA
    Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Reunion Desastres Naturales¿Cuánto le cuesta a la economía de un país la atención de emergencias producidas por desastres naturales?, ¿cuántas obras públicas se dejan de realizar por trasladar los recursos nacionales a las labores de reconstrucción? Esas son algunas de las preguntas planteadas por los expositores en la Reunión Regional sobre el Impacto Macroeconómico de los Desastres por la Ocurrencia de Eventos Naturales en América Latina y el Caribe, realizada en San José, Costa Rica el 4 y 5 de octubre.


La reunión la convocó la Secretaría Permanente del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR).

Para los organizadores la ocurrencia de eventos naturales, además de constituir una tragedia humana, provocan severos impactos sobre el crecimiento económico y comprometen los flujos futuros de inversión, teniendo implicaciones financieras y presupuestarias de largo plazo, motivo por el cual los países deben diseñar políticas públicas dirigidas a reducir el riesgo de desastres.

La Ministra de MIDEPLAN, Olga Marta Sánchez Oviedo, manifestó que “los desastres naturales afectan negativamente a los más vulnerables y esto implica también un incremento de la pobreza en nuestras sociedades; hay una relación directa entre la pérdida que una sociedad tiene cuando ocurre un fenómeno de esta naturaleza y el esfuerzo histórico de inversiones para el desarrollo y el crecimiento inclusivo de nuestras sociedades. Los objetivos de la política económica, por tanto, no pueden estar ajenos a todo lo que tiene que ver con la atención y el manejo del riesgo socioambiental y natural… la inversión pública es estratégica para orientar el bienestar del desarrollo; de ahí la importancia de contar con condiciones para aumentar la prevención de desastres, así como mejorar la capacidad de mitigación y de reconstrucción”.

Uno de los objetivos de la reunión fue la presentación del documento “Impacto macroeconómico de los desastres por la ocurrencia de eventos naturales en América Latina y el Caribe”, elaborado por Eduardo Piña, Especialista de Estudios y Propuestas de la Secretaría Permanente del SELA.

Reunion Desastres NaturalesPiña mencionó que el texto reseña varios documentos empíricos que abordan esta área temática; describe las características y patrones más relevantes de los desastres por la ocurrencia de eventos naturales en la región, a través de una evaluación comparativa intrarregional y con el resto del mundo; describe los datos utilizados en la investigación, así como la definición de las variables trabajadas; muestra los principales hallazgos obtenidos y presenta un conjunto de consideraciones finales a modo de conclusiones. El especialista invitó a que los países diseñen modelos específicos, incorporando variables directamente vinculadas a su dinámica económica y para que adopten este tipo de metodologías para abordar el impacto macroeconómico de los desastres.

Por su parte, Raúl Salazar, Jefe de la Oficina Regional para las Américas de UNISDR, alertó sobre cifras alarmantes, como que en la última década, en el mundo, 1,4 trillones de dólares se han perdido por el impacto de los desastres, lo que equivale a $200 dólares por cada uno de los habitantes del planeta e hizo hincapié en la importancia de lograr inversiones resilientes, de tal manera que a futuro los decisores de la inversión pública  tomen en cuenta la integración de la reducción de riesgo a desastres para proteger los activos que van a permitir el desarrollo; también hizo un llamado para que estas acciones se lleven a cabo no solamente por el sector público, sino también el privado, ya que es el que aporta un 70 % de la inversión en los países.

Con este tipo de actividades se pretende que los países adopten medidas para alcanzar las siete metas fijadas en el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (MSRRD) 2015 -2030: 1. reducción sustancial de  la mortalidad mundial producida por los desastres, 2. reducción del número de personas afectadas,  3. Reducción de las pérdidas económicas directas en relación con el producto interno bruto mundial, 4. Reducción de los daños a la infraestructura crítica y la interrupción de los servicios básicos, 5. aumento del número de países con estrategias nacionales y locales para la reducción del riesgo de desastres, 6. mayor cooperación internacional para países en desarrollo y  7. aumentar significativamente el acceso a información, sistemas de alerta temprana y evaluaciones sobre el riesgo de desastres.

En la reunión participan miembros de la Red Latinoamericana de Gestión del Riesgo y Cambio Climático en la Inversión Pública, constituida por funcionarios de Ministerios de Economía y Planificación de países de América Latina y el Caribe.

Vídeo:

 

primi sui motori con e-max
prev
next